Oración de Taizé

Un miércoles al mes, de 20:45 ha 21:45 h se celebra en la cripta una oración, siguiendo la propuesta de Taizé. Una forma de rezar con cantos sencillos y meditativos, incluso repetitivos, en un ambiente de recogimiento, ante la presencia de las lámparas y los iconos, que contribuyen a la belleza de la oración.

Otro aspecto importante de la oración de Taizé es el largo momento de silencio, después de la lectura de la Palabra y antes de compartir las propias intenciones de la oración. Es la oportunidad de hacer una pausa, hacer balance, escuchar el corazón, vaciar la mente.

Como dejó escrito el Hermano Roger, no hay nada más responsable que orar. Cuanto más vivimos una oración sencilla y humilde, más somos empujados a amar y expresarlo con nuestra vida (2005: Hacia un futuro de paz)